jueves, 12 de marzo de 2015

SOY MARATONIANO!!!



Pues si, ya soy MARATONIANO, y lo pongo en mayúsculas porque es algo grande. Después de todo el esfuerzo realizado para llegar hasta aquí, la satisfacción ha sido muy grande, mucho más de lo que esperaba. He dejado todo este tiempo para realizar este post porqué quería madurar mis pensamientos hacia el tan respetado maratón. Nunca creí que esto me iba a dar tanto y que gracias a dejar de fumar descubrir mi verdadera pasión, correr!!!



La mañana del deseado día amaneció radiante, me levanté con tiempo suficiente para desayunar. Habíamos quedado con Jose en su casa para que después nos llevara su cuñado a las inmediaciones del estadio olímpico. Para mi todo era nuevo y estaba disfrutando muchísimo. No vimos a nuestros compañeros Jartibles para foto de rigor pero si nos encontramos con La Ro, siempre tan amable y con una sonrisa en la cara, nos deseo mucha suerte y me dijo que seguro que lo conseguiría. La verdad es que no las tenía todas conmigo pues me daba mucho miedo que me resintiera  de la lesión.

Los primeros kilómetros discurrieron sin incidencias ninguna y la verdad es que tenía que ir reteniéndome pues mi cuerpo me pedía que aumentara el ritmo. Cruzamos el río por el puente San Telmo y enfilamos hasta el puente del Alamillo donde giramos a la derecha, las siguiente vez que cruzáramos el río apenas nos quedarían 2 kilómetros para acabar. Sobre el kilómetro 10 se metió mi amigo Luis Miguel Diaz Pulido y nos acompaño unos kilómetros, muchas gracias Luismi!!!




Hasta la media maratón todo fue bien pero es que después fue aún mejor, deje atrás a mi amigo Jose Rodríguez del Toro, gracias Jose por los buenos consejos que me diste y por compartir tu experiencia conmigo. Me encontré con el presi de mi club Jose Antonio Coco, llevaba el globo de 4H30 con la camiseta de Donando Vidas de Eduardo Rangel,  y estuve con el unos kilómetros pero luego me quise probar a ver si iba con fuerzas y lo dejé atrás. Las fuerzas respondían, la cosa iba genial. En el kilómetro 28 estaba escuchando la banda sonora del Último Mohicano y me emocioné mucho, vamos que me puese a llora, en ese momento supe que con más esfuerzo o menos iba a llegar a la meta.

Sobre el km. 32, el campo del Betis, me estaba esperando mi hermano, Mario, por si me tenía que ayudar a pasar el muro. La verdad es que me lo pasé pipa el trozo que me acompañó, no me falltó de nada y siempre estaba pendiente de mí. me gustaría que le picará el bichito del running, como a mi, y que me acompañara en alguna que otra carrera. De todas formas muchas gracias hermano por acompañarme, esos km. se me pasaron volando.



Después de la Plaza España, todo el recorrido se inundó de gente y por todos sitios nos animaban con fuerza, mi especial recordatorio va para los voluntarios pues animaban como los que más y además estaban prestos a darnos el agua o lo que fuera con alegria.




Una de las partes del recorrido donde más disfruté fue en la Alameda, antes, en la Catedral me encontré con Eva y con Paola, me dió mucha alegría encontrármelas y fue un buen acicate para continuar con más fuerzas.


Los últimos dos km. fueron los más duros pero ya estaba hecho todo el trabajo, disfruté como nunca y acabé con muy buenas sensaciones y lo más importante, sin resentirme de la lesión.



Muchas gracias a todos por vuestros ánimos y a las empresas que confiaron en mi. 

En especial quiero agradecer a: 






Muchas gracias!!! Nos vemos en el próximo reto.